CIDENAR, tu Inmobiliaria en Pamplona | Centro Inmobiliario de Navarra | La red inmobiliaria más grande de Pamplona y Navarra

Cómo evitar que los okupas entren en nuestra casa

Para irse de vacaciones es necesario planear qué objetos nos llevamos, cuánto tiempo estaremos fuera, qué lugares visitaremos, etc. Pero, además, en los últimos años ha aparecido una nueva preocupación sobre la posible ‘okupación’ de nuestra casa mientras no estamos en ella.

En el primer semestre de 2020 la ocupación ilegal de viviendas creció en 5 puntos con respecto al año anterior con una cifra de 7.500 casos. Los principales miedos de los ciudadanos giran en torno a la duración y la complejidad de los trámites a seguir para recuperar su vivienda, así como al estado del inmueble una vez ‘desokupado’.

Consejos y recomendaciones para evitar la ocupación ilegal

La mejor forma de evitar que entren okupas en el hogar es ser previsores. La principal recomendación es que la vivienda habitual no se quede vacía durante las vacaciones, sobre todo, si estas van a durar mucho tiempo. Para ello, se puede optar por alquilar la vivienda, una solución con la que además se rentabiliza la casa desocupada gracias al arrendamiento.
Si no se puede alquilar la casa, quedará deshabitada durante el periodo vacacional. En esta situación lo primordial es que, aunque esté vacía, no lo parezca. Así, recoger las cartas del buzón, establecer un temporizador para encender alguna de las luces de la vivienda en alguna ocasión o encargar a alguien que cuide las plantas y suba las persianas de la casa con regularidad son algunos consejos para que desde fuera la casa parezca habitada.
Estas medidas son disuasorias, ya que desde fuera parecerá que la casa está habitada y, por tanto, no se producirá la ocupación ilegal. Sin embargo, también se puede conseguir mayor seguridad si se instala una puerta especial de alta resistencia.
Estas puertas sirven para evitar la entrada de personas ajenas a la propiedad, ya que se caracterizan por tener diferentes sistemas de seguridad que hacen casi imposible que una persona pueda acceder a ella si no dispone de la llave que abre la cerradura.
Por otro lado, una de las medidas de seguridad más ampliamente extendidas para evitar robos, pero que también puede evitar la okupación, es la instalación de una alarma. Algunas de ellas, las más recomendadas para este último fin, disponen de un mecanismo de videovigilancia para controlar los movimientos que se realicen en el interior de la vivienda.

Por último, si se habita en una zona residencial cerrada o en un bloque de vecinos, lo mejor es que se disponga de conserje o de personal de vigilancia, algo que aporta mayor tranquilidad. Una relación cercana con los vecinos también es recomendable, ya que podrán avisar en caso de detectar movimientos extraños en el hogar.

Fuente: diarionavarra

Comments

mood_bad
  • Sin comentarios todavía
  • chat
    Add a comment